¿Cómo leer las etiquetas de los cosméticos?

Vamos ir por partes, para empezar, ¿cómo averiguar el tiempo de conservación de un producto? En ausencia de una fecha determinada específica (algo que muchos productos de fabricación eco suelen hacer), para saber el tiempo óptimo de uso de un cosmético debemos observar un pequeño símbolo representando un ‘botecito abierto’ con un numero inscrito en el interior seguido de la letra M. Esto indica el tiempo estimado recomendado de uso del producto una vez abierto el envase. Por ejemplo 6M significa 6meses de uso recomendado.

Hablemos de los ingredientes, según el INCI (International Nomenclature of Cosmetics Ingredients), los nombres de las sustancias químicas aparecen en inglés mientras que los nombres de los ingredientes naturales se escriben en latín (por ejemplo agua: aqua), ordenándose en función de la cantidad incluida en el producto de mayor a menor. Estos son algunos de los ingredientes mas conocidos que actualmente están resultando polémicos :

  • Parabenos: son conservantes químicos que están cuestionados por algunos estudios como potenciales disruptores endocrinos y por estar relacionados con casos de cáncer de mama. Algunas marcas cosméticas alegan que los parabenos que son potencialmente dañinos son los llamados de ‘cadena larga’, afirmando que los que ellos utilizan no son perjudiciales, los conocidos como de ‘cadena corta’ (como por ejemplo el metilparabeno y el etilparabeno. En general para localizarlos en la lista de ingredientes podrás encontrarlos con la palabra ‘paraben’ (ejemplo methylparaben) o las palabras que terminan en ‘zoate’ (por ejemplo: parahydroxybenzoate).
  • PEG o PPG: es un derivado de la petroquímica fabricado a partir de óxido de etileno. Se utilizan principalmente como emolientes para poder mezclar de forma homogénea ingredientes que normalmente no son miscibles como el agua y el aceite. Está cuestionada su toxicidad para el hígado y los riñones y provocar alergias además de ser cancerígenos. No son biodegradables. Aparecen en general con sus nombre PEG o PPG asociado a una cifra y a veces aparecen bajo denominaciones como ‘propileno’ o ‘polietilenglicol’.
  • Siliconas: se utilizan en cosmética para mejorar las texturas de los productos (sobre todo barras de labios y productos para el cabello) pero resultan muy poco biodegradables, lo que significa que se acumulan en el entorno. Además se cuestiona que pueda obstruir los poros de la piel. El ciclotetrasiloxano (D4) es sospechoso de tener efectos cancerígenos, mutágenos o tóxicos para la reproducción. Este ingrediente está prohibido por la Reglamentación Europea. Para reconocer otros tipos de siliconas observa los nombres de los ingredientes que terminan por lo general con ‘cone’, ‘one’ o ‘xane’.
  • Parafina es un derivado del petróleo, que se purifica para su uso en cosmética. Se utiliza como espesante y para dar una textura suave, semisólida o solida a los productos. Se cuestiona que también pueda resultar ser comedogénico, bloqueando los poros. Los aceites minerales se añaden a la composición como estabilizante. En los productos ecológicos se suelen sustituir por los aceites vegetales, como el aceite de aguacate, el aceite de coco y el aceite de argán. Para encontrarlos en el INCI hay que buscar contenido como ‘paraffin’ o ‘mineral oils’.
  • Ftalatos, pueden utilizarse en numerosos productos cosméticos tales como lacas de uñas, perfumes y fijadores para el cabello. Se cuestiona si los ftalatos son disruptores hormonales en el desarrollo de la mujer y pueden favorecer la esterilidad en el hombre.
  • Sales de aluminio y clorato de aluminio, están presentes en algunos desodorantes y se cuestiona si podrían ser responsables de cáncer de mama y casos de Alzheimer. Puedes encontrarlo en el INCI bajo diferentes formas, en general los nombres se componen de la palabra ‘aluminium’.
  • Sulfatos: son los ingredientes que crean el efecto espumoso en champús y geles de ducha y limpiadores faciales. Se cuestiona su potencial irritante y desecante, además son sospechosos de eliminar parte del manto hidrolipídico protector que está presente de forma natural en la piel y el cuero cabelludo. Puedes encontrarlos en la lista de ingredientes generalmente con los nombres ‘sodium’, ‘lauryl sulfate (sls)’, ‘sodium laureth sulfate (sles)’ o ‘ammonium lauryl sulfate’. Los más utilizados suelen ser los SLS y SLES.

¿Estamos reciclando correctamente?

Sabemos que para lograr una sociedad mas sostenible es necesario reciclar. Para mejorar nuestros sistemas de reciclaje, necesitamos diseñar productos para que sean reciclados. Pero ¿qué significa eso? Cuando decimos diseño, no estamos hablando de la forma de un producto, ESTAMOS HABLANDO DE DISEÑARLO CON UN OBJETIVO FINAL. Actualmente, los productos están diseñados para facilitar su uso, no para su reutilización.

LO QUE HACE PREGUNTARSE: ¿De qué está hecho? ¿Tiene aditivos? ¿Cómo de fácil y eficiente será su limpieza o su clasificación y reciclado?

También debemos tener en cuenta su composición: Para la fabricación de ciertos envases se mezclan polímeros y se usan aditivos que dificultan su reutilización y hacen que se degrade durante el proceso de reciclaje. PARA UN RECICLAJE EFICIENTE SERÍA NECESARIO UN CAMBIO HACIA LA FABRICACIÓN DE ENVASES CON UN ÚNICO TIPO DE POLÍMERO: solo un tipo de plástico por producto!

TAMBIÉN NECESITAMOS DISEÑAR NUESTROS PRODUCTOS PARA QUE SE LIMPIEN FÁCILMENTE, permitiendo que sean reciclados sin pérdida por residuos.

Y NECESITAMOS REDUCIR LAS VARIEDADES DE PLÁSTICOS QUE UTILIZAMOS: Cuanto más plásticos se utilizan más difícil es el proceso de reciclado. Porque la verdad es que algunos plásticos son más difíciles de reciclar que otros: actualmente no tenemos la tecnología o la infraestructura para reciclar algunos plásticos, incluso cuando dicen que son reciclables.

Y ES POR ESO QUE NECESITAMOS PEDIR A LOS GOBIERNOS Y CORPORACIONES QUE ACTUEN YA!

TENLO EN CUENTA: nuestra capacidad de reciclar está directamente relacionada con la forma en que se fabrican las cosas.NECESITAMOS PRODUCTOS QUE ESTÉN DISEÑADOS PARA SER RECICLADOS, NO DESECHADOS.

¿QUÉ ES EL GREENWASHING?

El greenwashing  es una practica comercial empleada en publicidad con el objetivo de fomentar las ventas de un producto a través de el  concepto natural o ecológico, cuando en muchos casos no lo es. Muchas veces el reclamo en su envase con las palabras bio, orgánico, eco o imágenes de hojas verdes, flores o frutas nos transmite el mensaje de que estamos ante un producto que es casi como salido de la tierra.

Entonces como detectar si un producto es verdaderamente lo que dice ser?

Un producto respetuoso con el medio ambiente podría ser por ejemplo aquél en un formato recargable que también debería ser más económico, sin embargo esto no garantiza que la fórmula del producto se elabore con ingredientes procedentes de cultivos ecológicos.

Para saber si la formulación es tan ´natural´ como dice ser, debemos leer la lista de ingredientes y poder reconocerlos.

También podemos observar si estos vienen respaldados por alguna certificación reconocida. Es importante destacar que los certificados se otorgan al producto no a la marca, lo que quiere decir que dentro de una marca cosmética podemos encontrar algunos que tengan certificado ecológico y otros que no, de ahí la importancia de saber leer la etiqueta y reconocer los sellos.

Fuentes:

https://inci.es

https://interior-productos.loreal.es/ingredients/

Ahorra siendo sostenible

Como maquillador me doy mucha libertad para crear, incluso diseñando algunas de las herramientas de mi kit como mi manta de pinceles. Tengo un par de ellas hechas de tela reciclada de toalla y la otra de tela vaquera. Como me lo hago yo, yo decido la medida que mejor me viene.

RECICLAR NO ES SUFICIENTE

Hasta mediados del siglo pasado el plástico era un material que raramente se utilizaba. El plástico tal y cómo lo conocemos actualmente comenzó a fabricarse tras la segunda guerra mundial cuando el ejercito se dio cuenta de lo versátil que podía ser, por lo que pasó a usarse en envases de alimentos y productos domésticos. Materiales sintéticos como el nylon pasaron de los paracaídas a ser utilizados como medias y el plástico empezó a formar parte de nuestras vidas. Claramente este material ayudó a abaratar costes de producción, pero ¿a qué precio?

Cada vez es mas habitual encontrarse con envases de alimentos, botellas, pañuelos y otros restos de uso cotidiano no solo en parques y calles de la ciudad, sino también en espacios naturales como playas y montes.. A este «fenómeno» que invade entornos naturales con nuestros desperdicios se le llama basuraleza y pese a sus evidentes consecuencias es un problema que no hace mas que crecer.

Quizá lo que no sepas es que estos desechos no solo se encuentran a nuestro alrededor si no a miles de kilómetros de distancia, y es que en el mar hay tanto plástico que se han formado 5 descomunales islas en los 5 giros oceánicos que se producen por sus corrientes de agua en el planeta. Estas corrientes son remolinos producidos por la acción rotatoria de la tierra y los vientos que se mueven de los trópicos a las zonas Polares. Éstas corrientes actúan como cintas transportadoras en las que viajan los plásticos que pasan de las costas a las lejanas aguas donde se están formando estas islas. La más grande, situada en el giro del Pacífico Norte, se estima que reúne más de 2 billones de piezas de plástico, 10 veces más unidades que estrellas hay en la Vía Láctea, y que se extiende en una superficie del tamaño aproximado de 3 veces Francia. En conjunto las cinco grandes manchas contienen mas de 5 billones de piezas de plástico que pesarían casi 270.000 toneladas.

Según un estudio de la revista Science, cada año se tiran a los océanos mas de 8 millones de toneladas de plástico. Las causas además de una clara falta de civismo de algunos, es una insuficiente o nula gestión de los residuos. Hay que tener en cuenta que lo que causa la basura no es el material en si sino la forma en que es gestionada, se calcula que el 20% del plástico de los océanos es producto de las plataformas petrolíferas y de los barcos, mientras que el 80% proviene de la producción en tierra. Los ríos son las principales rutas por las que llega el plástico al océano, un problema que afecta especialmente en Asia. Y es que, de los 20 ríos más contaminantes del mundo, 15 están en Asia. El contribuyente más destacado a la polución es China seguido de los Estados Unidos, Alemania y Brasil.

Para los que como yo nos preocupa el medio ambiente, nos preguntamos qué podríamos hacer además de reciclar u ocasionalmente recoger algunos restos de envases olvidados por el campo o playa. De ahí nace la conciencia de la consciencia que da origen a este proyecto en el que me propongo informar y promover el consumo sostenible dentro de la industria de la cosmética.

Llevo trabajando como maquillador mas de 10 años y por mis manos han pasado un incontable número de productos cuyos envases contenían cosméticos de gran valor y yo me pregunto – ¿Sería posible lograr abastecernos de estos productos de una forma mas respetuosa y ecológica?. Esta preocupación no es nada nuevo que acabe de pasar por mi cabeza, por suerte esta filosofía es cada vez mas popular, por lo que afortunadamente podemos afirmar que hay cada vez mas compañías que producen sus productos teniendo en cuenta factores como el del embalaje sostenible y la proximidad de producción.

Cuando empecé a tomar conciencia del daño medioambiental que mi estilo de vida generaba, quise cambiar radicalmente, comprando productos envasados de forma sostenible, pero pronto me di cuenta de que la meta de ser 100% sostenible no era alcanzable y acepté lo que muchos activistas promulgan, y es que lo que el mundo necesita no es a una persona que lo haga todo perfecto, sino a mucha gente concienciada imperfecta, con sus contradicciones pero comprometida a cambiar paso a paso con ciertos hábitos para mejorar y lograr un futuro mas sostenible.

Revertir los daños causados hasta el presente es un deber ineludible. No solo por cuestiones éticas, sino porque como dijo Woody Allen, el futuro debería preocuparnos porque es donde vamos a pasar el resto de nuestra vida.

Fuentes:

https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/grandes-reportajes/lo-que-el-oceano-esconde-2_8611/5

https://science.sciencemag.org/content/358/6365/843.full

https://ourworldindata.org/plastic-pollution

https://www.youtube.com/watch?v=LBg0FV7P4lQ&ab_channel=SEOBirdLife-SociedadEspa%C3%B1oladeOrnitolog%C3%ADa

Si quieres actuar frente a este problema o ampliar esta información también puedes consultar aquí:

https://noplasticwaste.org/

https://cleanseas.org