Ahorra siendo sostenible

Recuerdo empezar a interesarme más por la sostenibilidad cuanto más quería hablar de todo esto con mis amigos así que empecé a investigar más. Para mí no era suficiente compartir noticias sobre la deforestación del aceite de palma en los bosques de Borneo, sino conocer el panorama general para saber qué podría hacer yo dentro de mis posibilidades. La razón de este blog es hablar de cosmética sostenible aunque antes de hablar de ningún producto voy a compartir algunos consejos que hagan el ser sostenible ser más económico.

– Papeles reciclados y tickets de compra viejos son una excelente base cuando en el supermercado usas una bolsa de tela, ya que puedes pegar la etiqueta del precio ahí al pesar los productos. También puedes utilizar la parte posterior del papel si está en blanco por detrás para tomar notas.

– En la cocina: cuando laves frutas y verduras puedes hacerlo con un recipiente debajo para poder reutilizar esa agua. Es una buena opción para regar las plantas o fregar el suelo.

– Como maquillador me doy mucha libertad para crear, incluso diseñando algunas de las herramientas de mi kit como mi manta de pinceles. Tengo un par hechas de tela reciclada de toalla y la otra de tela vaquera. Como me lo hago yo, yo decido la medida que mejor me viene.

– En casa: usa las cosas hasta que se gasten. Y si crees que a algo ya no le vas a dar uso, regálalo o dónalo a alguien que lo necesite. También puedes ser creativo y usar tu imaginación para dar una segunda vida a prendas de ropa o  recipientes de comida.

– Algunos hábitos diarios como ir en bicicleta para ir al trabajo, separar la basura y reciclar y cerrar el grifo mientras te duchas también son un gran cambio a mejor.